calidad de vida, consejos, contracturas, salud, tips -

CONTRACTURAS MUSCULARES



Como muchos ya sabréis, nuestros músculos están formados por muchas pequeñas fibras paralelas que se entrecruzan y que al deslizarse una sobre la otra producen el movimiento. El control del deslizamiento de estas fibras, esto es, de la contracción, lo realiza el nervio encargado de llevar la información de nuestro cerebro. La contractura o espasmo muscular aparece cuando se produce una contracción persistente e incontrolable de un musculo o grupos musculares.

 

Aunque la zona corporal donde más las sufrimos (por tensiones diarias, por malas posturas repetidas en el tiempo, etc) es la espalda, no es la única zona afectada de contracturas.

Las causas pueden ser múltiples y variadas. Aunque podríamos clasificarlas en:

  • Enfermedades neurológicas: Afectando a los nervios periféricos (llegan al músculo), como algunas enfermedades del sistema nervioso central (médula y cerebro) 
  • Desequilibrios hidroelectrolíticos: Se traduce en la pérdida, o el desequilibrio, de líquido y/o de ciertos iones en nuestro organismo. 
  • Enfermedades y lesiones del propio músculo: Ésta es la causa más habitual, y aquí nos encontramos con las "famosas" sobrecargas musculares y las roturas de fibras. De aquí nace la importancia de tener un buen fisio deportivo y de visitarle con cierta regularidad.
  • Finalmente, en algunas ocasiones, son un reflejo o mecanismo de defensa motivado por el dolor, es decir nuestro cuerpo responde al dolor contrayendo un grupo muscular y manteniendo esta contracción para evitar posturas o situaciones dolorosas. 

 

El síntoma más frecuente es la incapacidad o dificultad para realizar los movimientos que se oponen al músculo contraído. Siendo habitual el acompañamiento de dolor en el músculo, o grupo muscular, afectado aumentando dicho dolor al intentar movilizar la zona afectada.

Como decíamos unas líneas más arriba, las contracturas son especialmente frecuentes en la musculatura que rodea nuestra columna vertebral, produciendo dolor lumbar (lumbago) y dolor en el cuello o dolor cervical. Esto es así porque estos músculos los utilizamos continuamente para mantener la posición erguida, las malas posturas de las que hablábamos también líneas más arriba que, generalmente, tienen que ver con el entorno laboral (o el escolar, en el caso de nuestros menores) o, simplemente, sometemos a estos músculos a sobrecargas que favorecen la aparición de la contractura, a veces, sin pretenderlo, en los entrenamientos si no tenemos una técnica de ejecución correcta (ejercicios de fuerza) o directamente no trabajamos la fuerza y sólo entrenamos deportes cíclicos (corredores, ciclistas, triatletas...) generando des compensaciones musculares, mucho más notable aún en deportes de raqueta.

Como ya os adelantamos unos párrafos más arriba, no sólo nuestra espalda padece contracturas. Éstas también pueden afectar a los músculos de nuestras extremidades, como es el ya conocido “calambre muscular” que se suele producir en situaciones de práctica deportiva intensa, esto suele deberse a una sobrecarga importante del músculo a veces agravada por un desequilibrio de los electrolitos producido por una sudoración profusa. 

Con respecto al tratamiento, habitualmente, cuando aparece la contractura, suelen realizarse movilizaciones que se oponen a la musculatura contracturada; alargando, de este modo, las fibras musculares buscando finalmente una relajación muscular.

Con respecto al tema del calor, existe mucha controversia y debes preguntar SIEMRPE a tu fisio, pues en ocasiones favorecerá la recuperación y, en otras, podrá agravar el problema. Nuestra recomendación es que te olvides de medicamentos diversos (ni paracetamol, ni ibuprofeno, ni relevantes musculares....) ¿Sabes por qué retiraron el tan utilizado Myolastán? Nosotros hemos comprobado que funciona muy bien (especialmente cuando estás en la fase inicial de contractura) los viales de Magnesio líquido. Generalmente, con un par de ellos hemos conseguido resolver el problema. De verdad que os recomendamos que lo probéis, porque parece magia. ¿Por qué funciona mejor líquido al formato comprimido? Porque se absorbe mucho antes. Además, chicas, también es estupendo para los dolores menstruales. En 10-15´ desaparecen dejándote hasta dormir!

Vamos finalmente con la prevención de este molesto problemilla. Las medidas a adoptar deben tratar los problemas o situaciones que las favorezcan. En caso de existir una enfermedad de base, será el tratamiento de ésta la que prevenga la contractura. Aquí juega un papel importante el médico que trate la enfermedad de base.

Cuando estemos frente a contracturas de espalda y cuello, y son debidas a malas posturas o sobrecargas musculares, lógicamente el tratamiento irá encaminado a evitar precisamente éstas y puede ser interesante la terapia postural, medidas rehabilitadoras y fisioterapia. Y, por supuesto, encaminar nuestro entrenamiento de fuerza a ello. Y si es necesario, realiza unas sesiones de entrenamiento personal hasta resolver tu problemilla.

Disfrutad de un magnífico día!

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas

,